4 razones por las que todos los músicos deben saber grabar y mezclar

Publicado: 2016-10-22 Categoría: Demos, cursos y Workshops.

4 razones por las que todos los músicos deben saber grabar y mezclar

Cuando eres músico quieres centrar todas tus energías en componer, en tu instrumento musical, en la creatividad, en los ensayos y demás. El proceso de grabar puede ser una tarea tediosa y que en un principio puede parecer llena de complicaciones, pero es una herramienta realmente necesaria para todos los grupos de música y artistas individuales. Al adentrarte en el mundo del home studio puedes adquirir muchas habilidades que te pueden ser de gran utilidad. Entender los aspectos básicos de los procesos de grabación es un gran beneficio a la larga, aportando conocimientos transversales como creación de arreglos, trabajar aspectos percusivos, escritura de armonías, ajustes de ecualización y volúmenes, etc. A continuación vamos a comentar 4 de las razones por las que todos los músicos deberían adentrarse en el mundo del home studio y de la mezcla.

 

 

1. La tecnología es una herramienta poderosa para expresar tu creatividad

 

La soltura en los ordenadores, la interfaz de audio, microfonía y demás es fundamental para entender cómo funciona el proceso completo de la grabación. Colocar correctamente el micrófono, ajustar óptimamente los niveles del previo, emplear bien el DAW (digital audio workstation) son solo algunas de las habilidades que, bien adquiridas, facilitarán el proceso creativo ya que serás capaz de diseñar arreglos tú mismo.

 

 

2. Puedes crear tus demos a tu manera y grabarlos tú mismo

 

Grabar demos o premaquetas es un paso necesario. Los puedes necesitar para mandar ideas a tu productor, mandar a tu grupo de música o colaboradores musicales tu canción completa ideada, y cuanto más detallado y claro se escuche todo, mejor. Conocer lo básico para grabar tú mismo te permitirá crear demos en un espacio cómodo y en el momento que tú elijas. Con ello lograrás mayor expresividad.

 

 

 

 

 

3. Mejorarás la comunicación con los productores

 

Si entiendes cómo funciona el sonido, tendrás claro cómo quieres que las cosas suenen. Cuando trabajas con un productor, la comunicación con lenguaje técnico es fundamental. Por ejemplo, saber en qué partes se va a utilizar un filtro de paso alto, una reverberación con un determinado tiempo de caída o el tipo de compresión en una pista, favorece que seas consciente de qué es lo que está pasando en tu música a la hora de ser producida.

 

 

4. Adquirir conocimientos útiles para otros ámbitos musicales

 

Los fundamentos de la tecnología que se utiliza para la música, tanto en el estudio como en el escenario, son muy similares. Cuanto más sepas lo que estás haciendo en el ámbito de la tecnología musical, mayor control tendrás en situaciones de grabación en estudio y en los directos. Siempre sirve de ayuda conocer la diferencia entre un cable TS y un cable TRS, saber cuándo hay que utilizar una caja de inyección para una guitarra acústica, conseguir mayor limpieza en el sonido, etc.

 

 

Comparte este contenido